Anodización en perfiles de aluminio

¿Para que anodizar?

La anodización puede ser usada para:

  • Mejorar resistencia la corrosión
  • Mantener un aspecto de nuevo de un producto
  • Crear una superficie repelente a la suciedad, cumpliendo con los requisitos de higiene específicos
  • Crear una superficie agradable al tacto
  • Crear superficies decorativas de color y de brillo duradero
  • Crear superficies electroaislantes
  • Crear una superficie funcional como deslizante, resistente a la abrasión, etc. o tintas de impresión

 

Proceso de anodización:

  • Desengrase: El material se limpia de grasa y de otras impurezas
  • Decapado: perfil es decapado en sosa caustica para obtener una superficie mate uniforme
  • Enjuague
  • Baño de limpieza: Eliminación de la capa de sustancias de aleación en un baño de acido
  • Anodización: El perfil es conectado a un ánodo en un baño de ácido y la superficie del aluminio se convierte en oxido.
  • Enjuague
  • Coloración: Si se desea un color diferente al natural, se colorea antes del sellado.
  • Enjuague
  • Sellado: Aumenta la resistencia a la corrosión.

 

El proceso de anodización se basa en varios baños de tratamiento que se dividen en: pretratamiento, anodizado, coloración y sellado.

Las capas de óxido nodico, tanto coloradas como no, son trasparentes.

Los contaminantes se sedimentan en forma de lodo de hidróxido de aluminio y después del enjuague, el lodo puede ser utilizado como materia prima o desecharse.

El decapado sirve para disolver una cierta cantidad de aluminio. Al mismo tiempo la superficie adquiere un tono mate uniforme que depende de la aleación utilizada en gran medida.

La anodización de un perfil de aluminio es formada mediante inmersión del material en un fluido, por norma general sulfúrico a temperatura ambiente, que se conecta a una fuente de corriente continua, siendo el polo positivo (ánodo) el bastidor que soporta los perfiles a tratar y el polo negativo (cátodo) las placas laterales. La superficie del perfil se convierte en oxido por el proceso electroquímico, que continua hasta que se obtiene el espesor de la capa deseado.

La capa que se obtiene es porosa, para conseguir una capa estanca hay que sellar los poros. Esto se lleva acabo sellando en un baño de agua a temperatura cercana al punto de ebullición. Hay también procesos de sellado a temperatura más baja.

Anodización dura.

La anodización dura viene definida por una capa de óxido de más de 25 micras, y una dureza superior a 300 VPN según BS 5599. La anodización dura se hace como normal en ácido sulfúrico, pero a temperatura más baja, y tiene como objetivo:

  • Superficie más resistente al desgaste
  • Superficie más gruesa al desgaste
  • Mejorar la resistencia a la electricidad
  • Mejorar resistencia a la corrosión

La aleación utilizada juega un papel importante en la capa de oxido y el sellado mejora la resistencia a la corrosión de una anodización dura, pero reduce su dureza.

 

Espesores de capa recomendados para la anodización:

40-100 µm: Anodización dura

25 µm: Superficie expuesta a grandes tensiones en forma de corrosión o abrasión.

20 µm: Tensión normal o fuerte a la intemperie. En interiores, grandes tensiones por productos químicos.

15 µm: Abrasión fuerte tanto en interior como a la intemperie, en atmosferas secas y limpias.

10 µm: Tensión normal en interiores.

5 µm: Interiores con bajos requisitos.

3-5 µm: Anodización protectora antes de la mecanización, corto periodo de ataque.

Share This