Resistencia de aluminio en corrosión. Corrosión galvanica, por picadura e intersticial

El aluminio sin tratar ofrece una excelente resistencia a la corrosión en la mayoría de entornos. Esto se debe principalmente a que el aluminio se recubre automáticamente de una fina capa de óxido que impide su oxidación.

Este oxido es hermético y se adhiere con fuerza al metal base a diferencia de otros materiales. Si la capa se daña mecánicamente, se vuelve a formar dentro de un tiempo.

La capa de óxido es determinante para las buenas características de aluminio frente a la corrosión. La capa se mantiene estable para un pH que varía entre 4 y 9. En entornos muy ácidos o alcalinos, el aluminio se corroe normalmente con rapidez.

Tipos de corrosión más comunes

Los tipos de corrosión más comunes en aluminio son:

  • Corrosión galvánica
  • Corrosión por picadura
  • Corrosión intersticial

Existe además la corrosión generada por tensiones, un tipo de corrosión que forma grietas. Se producen principalmente en aleaciones de alta resistencia como las AlZnMg, si se someten a grandes tensiones de tracción durante largos periodos en presencia de un medio corrosivo. Este tipo de corrosión no se produce en aleaciones AlMgSi comunes.

Corrosión galvánica

La corrosión galvánica puede producirse cuando dos metales diferentes entran en contacto, al mismo tiempo que hay un puente electrolítico entre los metales. Entonces el metal menos noble (ánodo) de la combinación se corroe y el metal más noble (cátodo) está protegido contra la corrosión.

De forma general, cuando el aluminio se combina con otros metales, es el menos noble. Por ello el riesgo de la corrosión galvánica en aluminio es mayor que en los demás materiales estructurales. Sin embargo, el riesgo es menor de lo que en general se piensa.

La corrosión galvánica de aluminio se produce:

  • Solamente cuando se ha producido contacto con un metal más noble.
  • Siempre que haya un electrolito con buena conductividad entre los metales y aportación de oxígeno.

La corrosión galvánica se debe a menudo a diseños estructurales inadecuados. Por el contrario, debe considerarse siempre el riesgo de corrosión galvánica en entornos que contiene cloruro. Aquí el cobre y el acero al carbono, e incluso acero inoxidable pueden producir corrosión galvánica.

La combinación de acero galvanizado/aluminio también puede causar problemas. Primero la capa de zinc protege el aluminio, pero cuando se ha consumido el zinc la superficie de acero expuesta puede causar ataque.

El metal galvanizado en caliente tiene una capa de zinc más espesa que el electrogalvanizado y, por tanto, la protección es más duradera. De esta forma, para entornos agresivos se recomienda combinar el aluminio con metal galvanizado en caliente.

Como prevenir la corrosión galvánica.

No debe de exagerarse el riesgo de la corrosión galvánica, ya que no se produce en entornos secos de interior y el riesgo no es tan especialmente alto en zonas rurales.

Aislamiento eléctrico.

Cuando se combinan metales diferentes es posible impedir la corrosión galvánica aislando eléctricamente los metales. El aislamiento debe impedir completamente el contacto metálico.

Interrupción del puente electrolítico.

Si nos es posible aislamiento eléctrico se puede interrumpir el puente electrolítico con pintura. Normalmente es mejor recubrir la superficie del cátodo.

Corrosión por picadura.

La corrosión por picadura es la forma más común en el aluminio, solo se forma en presencia de un electrolito: agua o humedad conteniendo sales disueltas, normalmente cloruros.

Los ataques suelen ser pequeños y en zonas a la intemperie pueden tener una profundidad máxima igual a una fracción del espesor de material en aguas y tierras pueden producirse ataques de mayor profundidad.

La corrosión por picadura es algo estético que no suele afectar a la resistencia. El tratamiento superficial como anodizado y pintura disminuyen efectos de corrosión por picadura.

Corrosión intersticial

Este tipo de corrosión se puede producir en las grietas llenas de líquido. Es poco probable que se produzca en perfiles de extrusión. Puede producirse en entornos marítimos o en la parte exterior de los vehículos ya que durante el transporte y almacenamiento el agua se acumula en grietas que se forman entre superficies de aluminio suprayentes y provoca manchas d agua.

La acción capilar hace que el agua sea inspirada entre las superficies del metal. Puede formarse condensación al introducir metal frio en un recinto caliente. También al almacenar aluminio a la intemperie puede formarse condensación debido a diferencias de temperatura entre día y noche.

La corrosión intersticial se puede prevenir utilizando compuestos de sellado o cinta adhesiva a doble cara que impide la penetración del agua.

Share This